Especialidad de Veterinaria

Insignia de la Especialidad de Veterinaria

veterinaria

Heráldica

La serpiente y la herradura

Desde el punto de vista esotérico, la serpiente siempre ha sido considerada como el símbolo de la sabiduría. Los hindúes llaman a sus sabios Nagas (una palabra que precisamente significa ‘serpiente’. Jesús aconsejaba a sus discípulos que fueran “sabios como la serpiente”. 
Lo que conocemos como el Uraeus (o Cobra sagrada), que se ve en la cabeza de los Faraones de Egipto, denotaba su iniciación en los ritos sagrados donde se alcanzaba el conocimiento de la sabiduría oculta. La serpiente que se traga la cola representa el círculo del universo, la interminabilidad del proceso cíclico de la manifestación.

Historia de la Especialidad de Veterinaria

La gran necesidad que antiguamente existía de contar con el caballo como único y útil medio de transporte y comunicación, y la del país de conseguir su estabilidad por medio de la organización de las fuerzas militares, fueron factores determinantes para el crecimiento de los servicios veterinarios. Es evidente que la Institución Militar, en el actual momento de sociedades avanzadas, se ve instada a defender un modelo de sociedad y adquirir nuevos compromisos y obligaciones en un medio ambiente inundado de tecnología y avances científicos. Sin embargo, no hay que olvidar que en el pasado, parte de las capacidades de un país y su poder se basaban en el hecho de contar con una dotación de ganado caballar que permita, además del transporte y la comunicación, la estructuración de una fuerza militar importante. De esta manera, las Unidades de Caballería constituían uno de sus componentes fundamentales.

La historia del servicio de la Medicina Veterinaria Militar es tan antigua como el Ejército mismo, como dice un refrán muy conocido en Caballería: “La Patria se hizo a caballo”. Lo que significa que con el empleo de estos nobles ejemplares, nuestros patriotas lograron nuestra libertad. En razón de que el caballo constituía parte importante de la dotación de combate, eran los Soldados de Caballería los responsables de cuidar de su alimentación y salud, al extremo de que la enfermedad, el descuido o el maltrato eran castigados con mucho rigor.

Entonces, considerando su importancia y los cuidados que requerían especial¬mente en el área de la salud, fue necesario prever el ingreso de oficiales como parte del Servicio de Veterinaria en el Ejército. Desafortunadamente, en nuestro medio existe poca información en lo referente a tradiciones, o registros históricos de la Veterinaria dentro de la Fuerza. A través del Sistema de Personal, se conoce del ingreso de 30 Oficiales Veterinarios, el 7 de noviembre de 1974, con el grado de tenientes, de los cuales 12 se graduaron y 2 de ellos alcanzaron el grado de coronel, ocupando altos cargos tanto en Unidades Militares de Caballería como en empresas militares, como la Escuela Politécnica del Ejército, Agro Indust. y Camar. del Ejército, Academia de Guerra del Ejército, Dirección de Logística del Ejército, Holding DINE S. A., Grupo de Caballería Blindada Nro. 4 “FEBRES CORDERO”, Grupo Escolta Presidencial, Escuela Superior Militar “ELOY ALFARO”, etc.

En la medida en que la obligada evolución del Ejército acogía la modernización de sus fuerzas, fue fácil comprender que las antiguas y tradicionales Unidades de Caballería asumían otra nueva estructura. Por lo tanto, en función de su nueva misión, debían también evolucionar en concordancia con la moderna tecnología bélica motorizada. A pesar de ello, y como ocurre en otros Ejércitos del mundo, la nostalgia histórica que se guarda por la gloria de las Unidades de Caballería determinó que la presencia de estos nobles ejemplares jamás sea excluida, manteniendo vigente su presencia en desfiles, marchas, deportes ecuestres militares e, incluso, como presencia disuasiva en misiones de seguridad urbana. Un importante número de equinos de razas muy preciadas son aún parte de ciertos estamentos del Ejército y la presencia del médico veterinario es fundamental para su cuidado.

Paralelamente, con la evolución militar, se fueron abriendo nuevos espacios en donde la presencia de otro tipo de ganado, como el vacuno, constituía una importante fuente alimenticia. Esto, sin duda, requería de ingresos económicos importantes. Las haciendas del Ejército se poblaron de un número importante de vacunos. La necesidad de activar medidas preventivas y de atención médica para estos animales, así como la demanda de condiciones óptimas del medio, condicionaron la presencia de médicos veterinarios en estas áreas. Ellos son los encargados del asesoramiento y el tratamiento médico de los problemas de salud que, periódicamente, tienden a presentarse a pesar de los diligentes cuidados.

La Medicina Veterinaria es tan antigua como la relación hombre-animal, pero ha crecido exponencialmente en los últimos años, debido a los avances técnicos en el diagnóstico y en la terapia para muchas especies importantes para la sobrevivencia de la raza humana. La ciencia veterinaria ayuda a salvaguardar la salud de los hombres, mediante la vigilancia de la salud de los animales domésticos y de la fauna silvestre. Las zoonosis emergentes requieren conocimientos de epidemiología, para el control de enfermedades infecciosas, particularmente, presentes en el enfoque de la veterinaria.

Las funciones de los Oficiales de Veterinaria, entre otras, son las siguientes:

  • Diagnóstico, pronóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades que afectan a los animales domésticos, de experimentación, exóticos, silvestres y salvajes.
  • La Identificación, la etología, el control sanitario y la prevención de zoonosis.
  • Asistencia facultativa al ganado de interés militar.
  • Medicina preventiva y control de zoonosis, por aplicación de las técnicas de desinfección, desinsectación y desratización.
  • Profilaxis en los animales de propiedad del Ejército.

Origen de la palabra veterinario

El término veterinario tiene varios orígenes posibles. Proviene del latín culto veterinarius que, según el escritor Catón, hacía referencia al conocedor y practicante del arte de curar las veterinae o veterina, es decir, las bestias de carga. El nombre de estos animales parece proceder de vetus (‘viejo’), porque se trataba de animales viejos y no aptos para las carreras ni para los carros de guerra, solo útiles para el transporte. Otras fuentes afirman que veterina pudo nacer del verbo veho, vehere, de donde se derivaría vehículo, que significa precisamente ‘transportar’. Un sinónimo de veterinario es la palabra albéitar, de origen árabe, cultura en la cual la crianza y el mantenimiento de los caballos constituyó una verdadero arte y a la que la población daba gran importancia. Este es uno de sus significados que hace referencia a la persona encargada de curar las enfermedades de los caballos.